El derecho de información del socio

La Ley de Sociedades de Capital (LSC) enumera en su art. 93 los derechos del socio. Entre ellos el de «información», estrechamente vinculado con otros derechos políticos, como asistir y votar en las Juntas o poder impugnar los acuerdos sociales.

Derecho informacion socio

Diseñado por freepik


Los derechos del socio del art. 93 LSC:

En los términos establecidos en esta Ley, y salvo los casos en ella previstos, el socio tendrá, como mínimo, los siguientes derechos:

1. El de participar en el reparto de las ganancias sociales y en el patrimonio resultante de la liquidación.

2. El de asunción preferente en la creación de nuevas participaciones o el de suscripción preferente en la emisión de nuevas acciones o de obligaciones convertibles en acciones.

3. El de asistir y votar en las juntas generales y el de impugnar los acuerdos sociales.

4. El de información.

El derecho de información.

El derecho de información consiste, básicamente, en la facultad que tiene cualquier socio de solicitar al órgano de administración las informaciones y aclaraciones que estimen precisos, acerca de los asuntos que se discutirán en una junta.

Este derecho puede ejercitarse; (1) antes de la celebración de la junta o (2) durante la celebración misma, con ciertas diferencias entre la S.A. y la S.L.

A) El derecho de información en la S.L.

Se regula en el art. 196 de la LSC, en virtud del cual, los socios de la S.L. podrán: «solicitar por escrito con anterioridad a la reunión de la junta general o verbalmente durante la misma, los informes o aclaraciones que estimen precisos acerca de los asuntos comprendidos en el orden del día«.

La obligación de los administradores será proporcionar al socio solicitante la información, lo cual podrán hacer en forma oral o escrita de acuerdo con el momento y la naturaleza de la información solicitada (es el administrador el que valorará las circunstancias para decidir si informa oralmente o por escrito), salvo que a juicio del propio órgano la publicidad de la información perjudique el interés social.

Ahora bien, el propio art. 196, en su punto 3º, advierte que no procederá la denegación de información cuando la soliciten socios que representen, al menos el 25 % del capital.

B) El derecho de información en la S.A.

En la S.A. el derecho de información se regula en art. 197 de la LSC, el cual ha sido parcialmente modificado por la Ley 31/3014, de 3 de diciembre, para la mejora del buen gobierno corporativo, que ha venido a modular su ejercicio por parte de los socios y la posibilidad de éstos de impugnar la junta por vulneración del derecho de información.

Nos centraremos en su regulación actual, diferenciando entre su ejercicio antes y durante la junta.

– Con anterioridad a la junta, los socios (denominados accionistas); «podrán solicitar de los administradores las informaciones o aclaraciones que estimen precisas acerca de los asuntos comprendidos en el orden del día, o formular por escrito las preguntas que consideren pertinentes«. La principal diferencia con la S.L. es que los socios tendrán de plazo para ejercitar este derecho, hasta el séptimo día anterior al previsto para la celebración de la Junta. En el caso de que la S.A. cotice en bolsa, se reduce a cinco días.

Los administradores estarán obligados a facilitar la información por escrito hasta el día de la celebración de la junta general

–  El derecho de información también contempla que el accionista, durante la junta, pueda solicitar verbalmente la información o aclaración que considere conveniente acerca de los asuntos del orden del día. Los administradores también están obligados a proporcionar dicha información al socio, si bien, en caso de que no pudieran en el momento de la junta, la Ley obliga a los administradores a facilitarla por escrito, dentro de los siete días siguientes a la terminación de la junta.

¿Pueden negarse los administradores a facilitar una información solicitada por un socio?

La Ley lo prevé tanto para la información solicitada con anterioridad a la junta, como durante la junta, por tres motivos: (1) que la información sea innecesaria para la tutela de los derechos del socio, (2) que existan razones objetivas para considerar que podría utilizarse para fines extrasociales, y (3) que su publicidad perjudique a la sociedad o a las sociedades vinculadas a ésta.

Ahora bien, los administradores no podrán denegar la información cuando la solicitud la realicen accionistas que representen, al menos el 25 % del capital social, con la posibilidad de que ese porcentaje pueda ser incluso inferior al 25 % (pero siempre superior al 5 %), si así lo fijan los Estatutos sociales.

La reciente reforma para la mejora del buen gobierno corporativo ha limitado la posibilidad de impugnar la junta (aunque sería más correcto decir impugnación de los acuerdos concreto de junta que se hayan visto viciados por la vulneración del derecho de información), a los casos en que la vulneración del derecho de información se corresponda con peticiones formuladas antes de la junta.

Si la vulneración del derecho de información se produce durante la junta, la Ley señala que el accionista sólo estará facultado para exigir el cumplimiento de la obligación de información y  para reclamar los daños y perjuicios que ese incumplimiento le haya causado, pero no estará facultado para impugnar la junta amparándose en la vulneración del derecho de información.

Finalmente el art. 197 de la LSC declara que en el supuesto de utilización abusiva o perjudicial de la información, el socio que la solicitó será responsable de los daños y perjuicios causados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *