La representación en la Junta General

En la sociedad limitada (SL) todos los socios tienen el derecho a asistir a la Junta General, mientras que en la sociedad anónima (SA), ese derecho puede estar condicionado, en los Estatutos Sociales, a poseer un número mínimo de acciones.

Representación

Vector diseñado por Freepik.

En principio, se trata de un derecho que deberá ejercitar cada socio personalmente. Ahora bien, la Ley de sociedades de capital (LSC) prevé la posibilidad de que un socio que no acuda a la Junta pueda hacerse representar en la misma por medio de un tercero.

Nos referimos al “derecho de asistencia” que no siempre comporta el “derecho al voto”, pues como tratamos en un post anterior existen las participaciones sociales y acciones sin voto.

Participaciones sociales y acciones sin voto

Volviendo a la representación tendremos que diferenciar entre la SL y la S.A

La representación del socio en junta de la sociedad limitada

En la SL el socio puede estar representado por: (1) los siguientes tipos de familiares; su cónyuge, ascendiente o descendiente, (2) por otros socios de la sociedad o (3) por persona que ostente un “poder general” conferido en documento público con facultades para administrar todo el patrimonio que el representado tuviere en territorio nacional.

Además, (4) los estatutos sociales podrán autorizar la representación por medio de otras personas.

En cuanto a la forma, con carácter general;  (1º) dicha representación deberá hacerse por escrito, y (2º) si no consta en documento público, deberá ser especial para cada junta.

La representación del socio en junta de la sociedad anónima.

En la SA los accionistas, -con derecho de asistencia-, podrán estar representados en la junta por medio de otra persona aunque no sea accionistas.

Aunque, la Ley permite que los estatutos sociales puedan restringir esa facultad de representación, como por ejemplo, exigiendo que el representante siempre sea otro socios.

Sin embargo, esas restricciones no serán de aplicación cuando el representante sea el cónyuge, ascendiente o descendiente, ni tampoco cuando el tercero cuente con un “poder general” en documento público y con facultades para administrar todo el patrimonio del representado en territorio nacional.

En cuanto a los requisitos generales para otorgar la representación; (1º) deberá conferirse por escrito o por medios de comunicación a distancia que cumplan con los requisitos que la LSC establece para el ejercicio del derecho de voto a distancia y (2º) con carácter especial para cada junta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *