Las comunicaciones comerciales por medios electrónicos

En este post explicaré brevemente el régimen jurídico de las comunicaciones comerciales por vía electrónica y las limitaciones que establece la Ley al envío de comunicaciones comerciales a través del correo electrónico u otros medios de comunicación electrónicos equivalentes.

La Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (en adelante LSSI), en su art. 21, expresamente prohíbe el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas.

Esta limitación, señala la norma, no será de aplicación cuando exista una relación contractual previa entre las partes y se den las siguientes circunstancias:

(1) Los datos de contacto del destinatario se hayan obtenido de forma lícita

(2) Se empleen para el envío de comunicaciones comerciales referentes a productos y servicios de la propia empresa que sean similares a los que inicialmente fueron objeto de contratación por el cliente.

Con ello, la Ley busca acabar con la practica del denominado “spam”, consistente en el envío masivo de correos electrónicos con fines publicitarios o promocionales, sin autorización de los destinatarios.

Por tanto, sólo podrás enviar estos correos cuando haya existido una relación contractual previa, o bien, cuando su envío haya sido solicitado o expresamente autorizado por los destinatarios.

Comerciales

Diseñado por Freepik.

Las comunicaciones comerciales, ofertas promocionales y concursos deberán cumplir con una serie de requisitos:

  • Ser claramente identificables como tales e identificar a la persona física o jurídica en nombre de la cual se realizan (art. 20.1 LSSI)
  • En los supuestos de ofertas promocionales (como las que incluyan descuentos, premios y regalos, y de concursos o juegos promocionales), previa la correspondiente autorización, sus condiciones de acceso y de participación deberán ser fácilmente accesibles y expresarse de forma clara e inequívoca (art. 20.2 LSSI).
  • Asimismo, se deberá ofrecer al destinatario la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con fines promocionales mediante un procedimiento sencillo y gratuito, tanto en el momento de la recogida de sus datos, como en cada una de las comunicaciones comerciales que se le dirijan. En el caso de las comunicaciones comerciales remitidas por correo electrónico, este medio deberá consistir necesariamente en una dirección de correo electrónico u otra dirección electrónica válida, quedando prohibido el envío de comunicaciones que no incluyan dicha dirección (art. 21.2 LSSI).
  • Por otro lado, el destinatario podrá revocar en cualquier momento el consentimiento prestado a la recepción de comunicaciones comerciales con la simple notificación de su voluntad al remitente, para lo cual se deberá habilitar un procedimiento sencillo y gratuito (art. 22.1 LSSI).

Las comunicaciones comerciales por medio electrónico, además de las exigencias de la LSSI, deberán cumplir la normativa en materia de comercio y publicidad, protección de datos personales y las normativas dictadas por las Comunidades Autónomas con competencia exclusiva sobre consumo.

Ojo, porque en caso de incumplimiento de los anteriores requisitos la Ley prevé la imposición de multas de entre 30.001 y 150.000 euros para las infracciones calificadas como “graves” y de hasta 30.000 euros para las “leves”.

En relación con el envío de comunicaciones comerciales se considera infracciones graves:

– El envío masivo de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente, o su envío insistente o sistemático a un mismo destinatario cuando no se cumplan los requisitos establecidos en el art. 21

– El incumplimiento significativo de la obligación de ofrecer al destinatario la posibilidad de revocar el consentimiento a la recepción de comunicaciones comerciales.

Son infracciones leves:

– El incumplimiento de los requisitos previstos en el art. 20.

– El envío de comunicaciones comerciales por correo electrónico u otros medios de comunicación electrónica equivalente incumpliendo los requisitos del art. 21 cuando no constituyan infracción grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *