Guía jurídica para startups

En este Blog encontraréis una serie de artículos, a modo de Guía jurídica para startups, en los cuales se explica de forma ordenada y sencillas los aspectos legales básicos de una start-up.

Guia Jurídica para startups

¿Qué es una startup?

Según Steve Blank, autor del libro El manual del emprendedor, la startup se define como una «organización temporal centrada en la búsqueda de un modelo de negocio repetible y escalable«.

Por su parte, la RAE define «emprender» como «acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierra dificultad y peligro». Y emprendedor/a como «que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras«.  

Quizás no todo lo que hoy en día denominamos como una «startup» encaja en esos conceptos. Con todo, cuando iniciamos cualquier proyecto empresarial (ya sea de base tecnológica e innovadora o más tradicional) estamos emprendiendo.

Emprender obliga a tomar decisiones, actuar y, en su caso, a rectificar; ¿qué producto o servicio ofrecer al mercado? ¿con qué funcionales? ¿qué modelo de negocio? ¿a qué publico objetivo?, etc.

La Guía Jurídica para startups

Los aspectos legales forman parte de ese conjunto de decisiones a las que tendrá que enfrentarse los emprendedores en una startup. Es fundamental, por tanto, contar desde los inicios con asesoramiento jurídico experto que aporte valor al proyecto.

La forma jurídica de la startup.

Los fundadores deberán establecer bajo qué figura jurídica desarrollarán la actividad (siendo habitual optar por una SL), así como cuáles serán las reglas de funcionamiento interno y organización de la sociedad.

El pacto de socios de la startup.

La suscripción de un pacto de socios adecuado, al momento en que se encuentre la startup, puede evitar discusiones y futuros conflictos entre los socios.

La obligación de cumplimiento normativo.

La startup debe cumplir con las diferentes normativas, tanto generales como específicas de su actividad, que le resulten de aplicación (LSC, GDPR, LSSI, Consumidores y usuarios, etc).

La protección de la marca y otros activos intangibles.

Las ideas como tal no pueden protegerse. Pero sí los activos de la startup. Por ejemplo, registrando la marca, mediante una patente, firmando acuerdos de confidencialidad, etc.

Los planes de incentivos para empleados.

El establecimiento de planes de incentivos para empleados como phantoms shares o stock options puede ser fundamental para la captación y retención de talento.

Las rondas de financiación y la entrada de socios inversores.

Los emprendedores deben ser conscientes de todo lo que implica un acuerdo de inversión, tanto para la startup, como para los propios founders (dilución, pérdida de control, etc).

¿Necesitas asesoramiento?

Si necesitas un abogado para emprendedores y startups llama al 647447789 o envía un e-mail a jraul@quintalegal.com.

J. Raúl Fernández

ABOGADO y fundador de #quinta legalEspecializado en derecho de los negocios, concursal y el asesoramiento jurídico a emperadores y startups.

Tel.+34 647447789

J. Raúl Fernández. © 2015 - 2022. Todos los derechos reservados.

Related Posts