¿Se puede declarar el concurso con un solo acreedor?

El concurso de acreedores es un procedimiento judicial al que acude un deudor en caso de insolvencia, el cual presupone e implícitamente exige una pluralidad de acreedores. Pero ¿es posible solicitar el concurso con un solo acreedor?

Actualización del post sobre si es posible declarar el concurso con un solo acreedor.

concurso con un solo acreedor

La exigencia de una pluralidad de acreedores.

Aunque lo cierto es que la norma concursal (el TRLC) no hace mención expresa a la necesidad de una pluralidad de acreedores,  la interpretación judicial de la norma, en atención a la naturaleza y a los principios de dicho procedimiento, considera que la pluralidad de acreedores que se trata de una exigencia implícita.

No debemos confundir pluralidad de acreedores con pluralidad de deudas, pues bien puede suceder que existan varias deudas con un único acreedor. En ese caso, no habría pluralidad de acreedores. 

Por consiguiente, cuando de la relación de acreedores presentada con la solicitud de concurso resulte un único acreedor el Juez de lo Mercantil inadmitirá la solicitud de concurso.

¿Y, con la persona física y la ley de la segunda oportunidad?

Entonces, ¿una persona física con un solo acreedor puede acogerse a la ley de la segunda oportunidad?

Recordar que para acogerse a este mecanismo es necesario iniciar un concurso de acreedores (o, en su caso, el procedimiento especial para microempresas).

Pues bien, como expliqué al publicar este post en el año 2018, en el caso de un concurso consecutivo (aquel que se iniciaba tras haber intentado el desaparecido acuerdo extrajudicial de pagos), la Audiencia Provincial de Barcelona se encontró con la inadmisión por parte del Juez de Primera Instancia del concurso de una persona natural no empresaria por existir un solo acreedor.

Aunque la Audiencia reconocía que era necesario una pluralidad de acreedores para declarar el concurso, optaba por una interpretación flexible de tal exigencia, presumiendo que una persona (física) contrae otras obligaciones de escasa cuantía, como suministros o gastos de comunidad, que pueden no estar vencidas en el momento de la declaración del concurso.

«Con carácter general, que no cabe la declaración de concurso con un único acreedor. En este sentido, la obligación legal de instar el concurso por parte del mediador concursal, si el acuerdo extrajudicial de pagos no es aceptado, con arreglo a lo dispuesto en el art. 236 LC, no conlleva un correlativo deber judicial de declararlo. Ahora bien, siendo el solicitante del concurso una persona natural a la que el art. 178 bis reconoce la posibilidad de acogerse al beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, es preciso interpretar el presupuesto de la pluralidad de acreedores con cierta flexibilidad, dado que la situación de sobreendeudamiento se puede producir a partir de una única deuda relevante. Se trata de un derecho que la Ley sólo reconoce al deudor que ha sido declarado en concurso y se tramita una vez concluido el procedimiento concursal por liquidación o por insuficiencia de masa. En este sentido, hemos de presumir que la pluralidad de acreedores está presente en este caso, dado que el deudor persona física contrae obligaciones, probablemente de escasa cuantía, como suministros, gastos de comunidad…, que aunque no estén vencidas en el momento de la declaración, no dejan de ser deudas reales que nos permiten considerar que se cumple el presupuesto de la pluralidad de acreedores».

La Audiencia de Barcelona ha reiterado este criterio en diferentes resoluciones.

(…) siendo el solicitante del concurso una persona natural a la que el artículo 178 bis reconoce la posibilidad de acogerse al beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, es preciso interpretar el presupuesto de la pluralidad de acreedores con cierta flexibilidad, dado que la situación de sobreendeudamiento se puede producir a partir de una única deuda relevante. Se trata de un derecho que la Ley sólo reconoce al deudor que ha sido declarado en concurso y se tramita una vez concluido el procedimiento concursal por liquidación o por insuficiencia de masa. En este sentido, hemos de presumir que la pluralidad de acreedores está presente en este caso, dado que el deudor persona física contrae obligaciones, probablemente de escasa cuantía, como suministros, gastos de comunidad…, que, aunque no estén vencidas en el momento de la declaración, no dejan de ser deudas reales que nos permiten considerar que se cumple el presupuesto de la pluralidad de acreedores».

Pues entiende que en el concurso de una persona natural debe presumirse de inicio la pluralidad de acreedores

(…) es difícil afirmar en un momento inicial de admisión de concurso la ausencia del presupuesto de pluralidad de acreedores, aun en el caso en que así se manifieste en la solicitud de concurso, sino que debe presumirse su concurrencia por las razones dadas en el citado auto de 28 de septiembre de 2018, criterio que hemos venido sosteniendo de forma reiterada en resoluciones posteriores, entre otras Auto de 29 de diciembre de 2020 (ECLI:ES:APB:2020:1060A), Auto de 11 de mayo de 2021 (ECLI:ES:APB:2021:3336A) y Auto de 16 de junio de 2022 (núm. 127/2022).

Lo cual debe permitir su admisión, sin perjuicio de la posterior conclusión del mismo.

(…) en ese momento inicial debe declararse el concurso presuponiendo la pluralidad de acreedores, sin perjuicio de que, en atención a la nueva causa de archivo por constatación de un solo acreedor del art. 465.2º TRLC, se pueda acordar tras el informe definitivo de la administración concursal, la conclusión del concurso en aquellos casos en los que tras la declaración de concurso no se constata la existencia de más acreedores. Será en estos casos en los que deberá procederse al archivo del concurso por la ausencia del presupuesto objetivo de la pluralidad de acreedores de conformidad con lo dispuesto en el art. 465.2 TRLC .

Ahora bien, lo relevante es que esta interpretación de la Audiencia debería permitir a una persona que tenga un solo acreedor poder solicitar al Juez la exoneración del pasivo insatisfecho.

Con ello se busca permitir acceder al mecanismo de segunda oportunidad a aquellas personas cuya situación de insolvencia pueda deberse a una sola deuda relevante, como podría ser el caso, de haber perdido la vivienda en una ejecución hipotecaria y continuar adeudando al banco una parte del préstamo, intereses y costas.

No obstante, existen Juzgados y Audiencias con otros criterios.

¿Necesitas asesoramiento sobre la Ley de la Segunda Oportunidad? Contacta conmigoescríbeme a jraul@quintalegal.com llama al tel. 647447789.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *