El embargo de acciones o participaciones sociales

Las acciones (en una sociedad anónima) o participaciones sociales (sociedad limitada) pueden ser embargadas en un procedimiento judicial.

Designed by Dooder / Freepik

Las acciones (en la sociedad anónima) y las participaciones sociales (en la sociedad limitada), son partes alícuotas, indivisibles y acumulables del capital de la empresa, que otorgan a su titular la condición de socio, así como determinados derechos reconocidos en la Ley y los estatutos sociales.

Esas aciones o participaciones sociales tienen un valor (que dependerá del valor real que tenga la empresa) y, por consiguiente, son susceptibles de embargo judicial.

La Ley de Enjuiciamiento Civil lo regula su embargo en el artículo 635.

Art. 635

1. Si los bienes embargados fueren acciones, obligaciones u otros valores admitidos a negociación en mercado secundario, el Secretario judicial ordenará que se enajenen con arreglo a las leyes que rigen estos mercados.

Lo mismo se hará si el bien embargado cotiza en cualquier mercado reglado o puede acceder a un mercado con precio oficial.

2. Si lo embargado fueren acciones o participaciones societarias de cualquier clase, que no coticen en Bolsa, la realización se hará atendiendo a las disposiciones estatutarias y legales sobre enajenación de las acciones o participaciones y, en especial, a los derechos de adquisición preferente.

A falta de disposiciones especiales, la realización se hará a través de notario o corredor de comercio colegiado. 

Para entenderlo con un caso práctica, imaginemos el caso de Pedro (que es socio de una empresa), y que pierde un litigio civil con Juan que acaba en una Sentencia que le condena a pagar 30.000 €. Como Pedro no abona a Juan esos 30.000 € se inicia contra él un procedimiento ejecución judicial en el que se acuerda el embargo de bienes para cubrir la deuda.

a)  La sociedad cotiza en bolsa.

Si la empresa cotiza en bolsa el procedimiento de embargo resulta relativamente sencillo, pues la enajenación de las acciones se hará “de acuerdo con la ley que regula ese mercado” y no será necesario determinar previamente su valor (procedimiento conocido como avalúo), pues éste se corresponde con el de cotización en el mercado.

b)  La sociedad no cotiza en bolsa.

Pero ¿qué sucede si las acciones o las participaciones embargadas no cotizan en bolsa? pues que ese caso tendremos que acudir al procedimiento del apartado segundo del art. 635 y el proceso a seguir será algo más enrevesado.

Lo primero que tendremos que ver es qué dice al respecto al embargo los estatutos de la sociedad y la Ley de Sociedades de Capital.

Como regla general, en la sociedad limitada, el primer paso consistirá en que el Juzgado acuerde el embargo y lo notifique a la sociedad, que lo inscribirá en el libro registro de socios y remitirá a los socios copia de la notificación recibida.

Ahora bien, al no cotizar en un mercado, el valor de las participaciones tiene que ser determinado antes de la subasta, por lo que será necesario el nombramiento de un perito judicial.

Una vez cuantificado el valor de las participaciones se celebrará la subasta (por un Notario) y el resultado de la misma será notificando a la sociedad, la cual informará a los socios, pudiendo éstos subrogarse en la posición del adquiriente (es decir, quedarse ellos con las participaciones subastadas), en el plazo máximo de un mes desde que se notificara a la sociedad.

En cualquiera de los caso el dinero obtenido se utilizará para pagar a Juan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *