Nuevos requisitos para ser deudor de buena fe en la segunda oportunidad

La reforma de la Ley Concursal (aún en tramitación) incrementará los requisitos para ser deudor de buena fe y, por ende, obtener la exoneración de las deudas del mecanismo de la ley de la segunda oportunidad».


deudor de buena fe

En este post haremos una comparativa entre la regulación actual para ser deudor de buena fe y las exigencias de la reforma.

La situación actual (a julio de 2022).

Actualmente para obtener el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) el concursado debe, en primer lugar, ser deudor de buena fe.

Para ser considerado deudor de buena fe debe reunir 2 requisitos:

1.º Que el concurso no haya sido declarado culpable.

[No obstante, si se debiera al retraso en solicitar el concurso el Juez podrá conceder el beneficio atendiendo a las circunstancias].

2.º Que el deudor no haya sido ni condenado en sentencia firme por determinados delitos en los 10 años anteriores a la declaración de concurso (contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública o la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores.

Si además, cumple con el presupuesto objetivo el concursado puede obtener el BEPI por la vía directa.

¿Qué se necesita para el presupuesto objetivo?

Haber satisfecho en el concurso todos los créditos contra la masa y privilegiados y, si reunía los requisitos para hacerlo, haber celebrado o, al menos, intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos.

[En caso de no haber intentado el acuerdo se le exigirá además, haber satisfecho un 25 % de los créditos ordinarios].

Si la persona cumple los requisitos para ser deudor de buena fe, pero no el presupuesto objetivo, se contempla una vía indirecta de acceso a la exoneración a través del régimen especial del plan de pagos.

Un nuevo paradigma.

La reforma concursal, en principio, no exigirá el pago de determinados tipos de deudas para obtener la exoneración del pasivo insatisfecho.

Aunque aquí debemos matizar que; (1) sí que exigirá la aprobación de un plan de pagos y, por ende, el abono de determinados pasivos, cuando no haya liquidación del patrimonio, (2) en la normativa actual ya se preveía la exoneración, sin cumplir el presupuesto objetivo, en el régimen especial del plan de pagos, (3º) se incrementará la tipología de deudas no exonerables.

En cualquier caso, debemos destacar que la reforma incrementará los requisitos para ser considerado deudor de buena fe, dificultando la concesión de la exoneración. 

Las nuevas exigencias.

No podrá obtener la exoneración del pasivo insatisfecho el concursado que se encuentre en alguno de los siguientes supuestos:

a) Cuando, en los 10 años anteriores a la solicitud de la exoneración, hubiera sido condenado en sentencia firme a penas privativas de libertad, aun suspendidas o sustituidas, por delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores, siempre que la pena máxima sea igual o superior a 3 años, salvo que en la fecha de la solicitud de exoneración se hubiera extinguido la responsabilidad criminal y se hubiesen satisfecho las responsabilidades pecuniarias derivadas del delito.

b) Cuando, en los 10 años anteriores a la solicitud de la exoneración, hubiera sido sancionado por resolución administrativa firme por infracciones tributarias muy graves, de seguridad social o del orden social, o, cuando en el mismo plazo se hubiera dictado acuerdo firme de derivación de responsabilidad, salvo que en la fecha de la solicitud de exoneración hubiera satisfecho íntegramente su responsabilidad.

En el caso de infracciones graves, no podrán obtener la exoneración aquellos deudores que hubiesen sido sancionados por un importe que exceda del 50 % de la cuantía susceptible de exoneración por la AEAT a la que se refiere el artículo 489.1.5.º, salvo que en la fecha de la solicitud de exoneración hubiera satisfecho íntegramente su responsabilidad.

c) Cuando el concurso haya sido declarado culpable. [No obstante, si ésta se debe al retraso en la solicitud de concurso, el juez podrá atender a las circunstancias en que se hubiera producido].

d) Cuando, en los 1o años anteriores a la solicitud de la exoneración, haya sido declarado persona afectada en la sentencia de calificación del concurso de un tercero calificado como culpable, salvo que en la fecha de presentación de la solicitud hubiera satisfecho íntegramente su responsabilidad.

e) Cuando haya incumplido los deberes de colaboración y de información respecto del juez del concurso y de la administración concursal.

f) Cuando haya proporcionado información falsa o engañosa o se haya comportado de forma temeraria o negligente al tiempo de contraer endeudamiento o de evacuar sus obligaciones, incluso sin que ello haya merecido sentencia de calificación del concurso como culpable. Para determinar la concurrencia de esta circunstancia el juez deberá valorar:

a) La información patrimonial suministrada por el deudor al acreedor antes de la concesión del préstamo a los efectos de la evaluación de la solvencia patrimonial.

b) El nivel social y profesional del deudor.

c) Las circunstancias personales del sobreendeudamiento.

d) En caso de empresarios, si el deudor utilizó herramientas de alerta temprana puestas a su disposición por las Administraciones Públicas.

Como decimos, a fecha de elaboración de este post aún no se ha aprobado la reforma concursal, por lo que continua vigente el Texto refundido de la Ley Concursal.

¿Necesitas asesoramiento sobre la Ley de la Segunda Oportunidad? Puedes contactar conmigoescribirme a jraul@quintalegal.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.