Consejos legales para un blogger

Es el primer post que escribo tras las vacaciones y, tras realizar algunos cambios en el blog, y otros que vendrán, quiero comenzar septiembre explicando los principales aspectos legales que debe tener en cuenta un bloguero o blogger titular de un sitio web.

Consejos legales Blogger

Vector diseñado por Freepik.

Aunque resulte una obviedad, un “BLOG” es una página web a la que se incorpora, a modo de bitácora, contenido que pueden ser de interés para los visitantes. Normalmente, la persona titular de esa web será además el creador de su contenido, dándose la figura del “blogger” o “bloguero”.

Pues bien, para cumplir con todas las exigencias legales en nuestro sitio web, lo primero que tendremos que preguntarnos es cuál es la finalidad de ese blog.

En este sentido, se ha de diferenciar entre; (A) un blog doméstico y (B) un blog profesional o empresarial, esto es, aquel que se pretende “monetizar”, obteniendo un beneficio económico directo o indirecto.

Algunos consejos legales para los creadores de un blog son:

1º. Incluye un aviso legal en tu blog.

Como hemos visto un blog es una página web.

Pues bien, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (o LSSI) obliga, a los “prestadores de servicios de la sociedad de la información”, a incorporar un aviso legal en la web, para informar a los usuario sobre la identidad del titular de la misma, y otras cuestiones indicadas en el art. 10 de la Ley.

¿El titular de un blog tiene que incluir un aviso legal? Sí, siempre y cuando ese bloguero encaje dentro del concepto de “prestador de servicio de la sociedad de la información”.

La LSSI define como servicio de la sociedad de la informacion; “(…) todo servicio prestado normalmente a título oneroso, a distancia, por vía electrónica y a petición individual del destinatario.

Por consiguiente, si creo un blog estrictamente personal o doméstico. Es decir, sin intención de obtener ingresos directos o indirectos (con publicidad, patrocinios, promoción de mis servicios, etc.), podríamos concluir que no estoy sujeto a este deber de información que exige  la LSSI.

Por el contrario, si lo que busco es de alguna manera “monetizar” mi blog (obtener ingresos directos o indirectos con el mismo), sí que estaría ofreciendo un servicio de la sociedad de la información y, por consiguiente, estaré obligado a cumplir con el aviso legal.

En caso de duda, siempre es recomendable cumplir con este requisito legal.

2º. Informa sobre las cookies.

Las “cookies” son pequeños archivos que se instalan en el ordenador del usuario de una pagina web y permiten almacenar y recuperar información sobre el mismo.

Existen diferentes tipos de cookies, siendo probablemente la más habituales las de Google Analytics.

La Ley permite la utilización de estos “espías”, pero exige a los “prestadores de servicios” que recaben previamente el consentimiento de los usuarios después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre la utilización de cookies en el sitio web.

Por ello, cuando accedemos a cualquier web nos encontramos con un aviso en la parte superior o inferior, indicándonos que ese sitio web utiliza cookies. El aviso nos ofrece, además, clicar en un enlace a otra página de la web (generalmente denominada “política de cookies”), en la que se nos informa sobre qué es una cookie, cuáles utiliza el sitio web o la posibilidad de bloquearlas y eliminarlas del navegador.

3º. Cumple con la normativa sobre protección de datos.

Es habitual que un blogger recabe datos personales de los usuarios de su blog, por ejemplo, cuando incluye un formulario web o banner de inscripción a una lista de correos.

Los usuarios al introducir su nombre, dirección de correo electrónico, etc., están facilitando al blogger información que tiene la consideración de datos de carácter personales.

Si el blog es de una persona física en el ejercicio de una actividad personal o doméstica, no será de aplicación la normativa sobre protección de datos personales.

Ahora bien, si el blog excede de ese ámbito meramente doméstico, entonces el blogger que recopile y trate datos personales de los usuarios de la web tendrá que cumplir con las exigencias del Reglamento General de Protección de Datos y  Ley Orgánica de 2018.

4º. Atención con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

Aquellos bloggers que perciban ingresos, -independientemente de su cuantía-, con la actividad relacionada con el blog deben ser conscientes de las repercusiones desde el punto de vista fiscal y de la seguridad social.

 Agencia Tributaria.

Si el titular de un blog (aquí no referimos a la personas físicas), percibe ingresos por su actividad como bloguero deberá tributar vía impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF).

Hasta aquí parece clara la idea de que cualquier ingreso obtenidos por el blog debería tenerse en cuenta al calcular los impuestos. 

Pero ¿qué pasa si lo que percibo es una pequeña cantidad por publicidad que ni siquiera alcanza para pagar el hosting o la renovación anual de mi nombre de dominio?

Lo cierto es que independientemente de las cantidades que se perciban, incluso si son inferiores a lo que te cuesta mantener el blog, existe una actividad económica.

La actividad económica (insisto; independientemente de su cuantía), comporta para el blogger tener que emitir facturas y cumplir con una serie de trámites en Hacienda, como el “alta censal” o la presentación trimestral y anual de una serie de formularios.

•  Seguridad Social.

Por otro lado, surge la problemática de si el hecho de percibir ingresos también comporta tener que solicitar el alta en el régimen especial de trabajadores autónomos.

La normativa de la seguridad social exige el alta en el “régimen especial de trabajadores autónomos” a todo aquel que realice de forma habitual, personal y directa una actividad económica o profesional a título lucrativo.

En otras palabras, si mi blog me genera ingresos (los que sea), teóricamente tendré que solicitar a la Seguridad Social el alta como autónomo y abonar mensualmente las cuotas correspondientes al citado régimen. Así podríamos encontrarnos con el caso de un blogger que ingresase 50 € al mes por la publicad insertada en el blog y mensualmente tuviese que abonar a la seguridad social 264 € como autónomo.

En la práctica se dice que si las cantidades ingresadas no superan el Salario Mínimo Interprofesional  (en el año 2016 es de 655,20 € mensuales), no es necesario solicitar el alta en autónomos.

Parece una cuestión de sentido común, pero lo cierto es que como hemos visto antes, la normativa de la seguridad social no hace alusión a cantidades concretas sino a que la actividad sea habitual, personal y directa.

5º. Respeta los derechos de autor.

Seguro que si dedicas un gran esfuerzo para crear contenido de calidad y que despierte el interés de tus lectores sabrás valorar el trabajo de los demás.

La Ley protege a los creadores de las obras literarias, artísticas o científicas, como lo son, por ejemplo, los libros, los folletos, las composiciones musicales, las obras audiovisuales, los dibujos, las fotografías, los programas de ordenador, etc.

Así, para utilizar contenido de terceros en nuestro blog, normalmente será necesario contar con una licencia. En internet existen diferentes tipos de licencias conocidas como “copyleft” (frente al al “copyright” o “todos los derechos reservados” que no es otra cosa que el derechos de autor).

Un ejemplo de licencias copyleft serían las “creative commons”, a través de las cuales los autores permiten la utilización de su obra para determinados fines o con determinadas obligaciones.

2 Comments Consejos legales para un blogger

  1. Javier

    Hola, muchas gracias por esta información. Esto es respecto a lo fiscal y proteccion de datos y cookies. ¿Pero y sobre el contenido?

    Como blogger nos vemos enn el completo desconocimiento de como escribir con libertad sin miedo a ser demandados. Ya sea por el tema que se escribe o por la persona de la que hablas. Me encantaria saber los riesgos existentes en lo referente a las publicaciones. Muchas gracias!

    Reply
    1. J. Raúl Fernández

      Hola Javier. Nuestro ordenamiento reconoce como derechos fundamentales el de expresar libremente nuestros pensamientos ideas y opiniones, o el de comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión (art. 20 CE).

      Ahora bien, no son derechos absolutos, pues también existen otros derechos, como por ejemplo; el derecho al honor o el derecho a la intimidad, o los derechos de autor, con los que podrían colisionar.

      Los limites entre unos y otros no son siempre claros. Cuando se produce una colisión, la prevalencia de unos sobre otros dependerá de las circunstancias de cada caso.

      Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.