El preconcurso de acreedores

El preconcurso es una figura que permite a las personas físicas o jurídicas en situación de “insolvencia” iniciar conversaciones con sus acreedores, durante un periodo de 3 meses (en la práctica ese plazo es de 4 meses), sin tener que declararse en concurso de acreedores.

Preconcurso

Vector de negocios diseñado por Freepik.

¿Cuándo es necesario solicitar el concurso de acreedores?

El artículo 5 de la Ley Concursal (LC) obliga a cualquier deudor  (ya sea persona física o jurídica), a solicitar el  concurso dentro del plazo de 2 meses desde que hubiese conocido o debido conocer su estado de insolvencia.

La insolvencia tiene lugar cuando el deudor no puede cumplir regularmente con sus obligaciones exigibles, como por ejemplo el pago de las cuotas de un préstamo o de una factura a su vencimiento.

Normalmente la insolvencia será consecuencia de un desequilibrio patrimonial del deudor, esto es que el deudor carezca de patrimonio suficiente para poder cumplir regularmente con sus obligaciones exigibles. Ahora bien, no siempre es debida a la ausencia de patrimonio, sino a situaciones de iliquidez, es decir, que el deudor tenga bienes pero no tesorería (dinero líquido) con el que realizar los pagos.

Independientemente del origen de la insolvencia la Ley obliga a solicitar el concurso antes de que transcurra el plazo de 2 meses.

¿Qué es el preconcurso?

El preconcurso es una fase intermedia al concurso que permite al deudor que se encuentre en estado de “insolvencia” negociar con sus acreedores durante un periodo de 3 meses, evitando con ello la obligación antes comentada de tener que solicitar la declaración judicial de concurso en los 2 meses siguientes a que hubiese conocido o debido conocer su insolvencia.

Para iniciar el preconcurso el deudor tiene que comunicar por escrito al juzgado mercantil competente que ha iniciado negociaciones con sus acreedores con la finalidad de; (a) alcanzar un “acuerdo extrajudicial de pagos” o (b) obtener adhesiones a una “propuesta anticipada de convenio”.

Dicha comunicación puede presentarse al juzgado en cualquier momento antes de que finalice el plazo de los 2 meses para solicitar el concurso, comenzando entonces a correr el plazo de 3 meses de negociación.

Como alternativa al preconcurso tradicional, las últimas reformas concursales han introducido la posibilidad del deudor de (c) iniciar el denominado “acuerdo extrajudicial de pagos”, tratado en este otro post, que también evita tener que solicitar en el juzgado la declaración de concurso de acreedores.

Una vez presentado el preconcurso, si no se solicitó expresamente el carácter reservado de la comunicación de negociaciones, el juzgado procederá a publicar en el Registro Público Concursal la resolución que deje constancia de la comunicación presentada por el deudor o, en los supuestos de acuerdo extrajudicial de pago, por el notario o por el registrador mercantil.

¿Qué efectos tiene el preconcurso?

El primero, y más obvio, es que el deudor ya no tiene la obligación, al menos temporalmente, de presentar la solicitud de declaración judicial concurso.

En segundo lugar, se blinda al deudor frente a la petición de concurso por terceras personas (es el llamado concurso necesario), pues mientras que no transcurra el plazo de 3 meses los jueces no podrán admitir solicitudes de concurso por personas distintas al deudor o al mediador concursal en el caso de los acuerdos extrajudiciales de pago.

Finalmente, aunque no para todos los deudores, es la imposibilidad de los acreedores de iniciar ejecuciones judiciales o extrajudiciales sobre bienes y derechos necesarios para la continuidad de la actividad profesional o empresarial de deudor, y la suspensión de las ejecuciones sobre dicho tipo de bienes que ya se estuviesen tramitando en el momento de comunicar el preconcurso.

En el caso específico de negociación de un acuerdo de refinanciación, tampoco podrán iniciarse o, en su caso, quedarán suspendidas las ejecuciones promovidas por acreedores de pasivos financieros sobre cualesquiera otros bienes o derechos del deudor, siempre que se acredite documentalmente; (1º) que un porcentaje no inferior al 51 % de pasivos financieros, (2º) han apoyado expresamente el inicio de las negociaciones, (3º) comprometiéndose a no iniciar o continuar ejecuciones individuales frente al deudor mientras se negocia.

Lo anterior no impedirá que los acreedores con garantía real (como por ejemplo una hipoteca) ejerciten la acción, sin perjuicio de que, una vez iniciado el procedimiento, quede paralizado mientras se tramita el preconcurso.

Ahora bien, en ningún caso se paralizan los procedimientos de ejecución que tengan por objeto hacer efectivos créditos de derecho público.

¿Y si transcurren los 3 meses sin acuerdo?

Si en el plazo de 3 meses desde la comunicación al juzgado del preconcurso el deudor no ha alcanzado con los acreedores; un acuerdo de refinanciación, o un acuerdo extrajudicial de pago o las adhesiones necesarias para una propuesta anticipada de convenio, si continua en estado de insolvencia, deberá entonces solicitar la declaración de concurso dentro del mes hábil siguiente.

Por ello, antes indiqué que en la practica el plazo es de 4 meses.

Ejemplo:

Imaginemos que una empresa presenta en el juzgado mercantil el día 15 de enero un preconcurso para negociar con sus acreedores un acuerdo de refinanciación.

El plazo de 3 meses finalizaría el 15 de abril (se cuenta de fecha a fecha).

Si no hay acuerdo con los acreedores y la empresa continua en situación de insolvencia, la empresa está obligada a solicitar el concurso dentro del mes hábil siguiente, en este caso, sería mayo.

Finalmente debes saber que formulada la comunicación de preconcurso, no podrá formularse otra por el mismo deudor en el plazo de un año.

14 Comments El preconcurso de acreedores

  1. Jaime

    Buenos días, estamos en preconcurso, y hay un interesado en comprar la empresa para intentar levantarla. La compraventa de la empresa, y cese de los actuales cargos, nos exime de responsabilidades y obligaciones si el comprador no consigue levantarla y entra en concurso?

    Reply
    1. J. Raúl Fernández

      El comentario no especifica que responsabilidades y obligaciones ni a quién concretamente. Pero, en lo que respecta a la responsabilidad concursal, en un eventual concurso que se calificase por el Juez como “culpable” (y no fortuito) la Ley prevé que, en el caso de personas jurídicas, puedan ser considerados personas afectadas por la calificación los administradores o liquidadores, de hecho o de derecho, apoderados generales, y quienes hubieren tenido cualquiera de estas condiciones dentro de los dos años anteriores a la fecha de la declaración de concurso, así como los socios que se hubiesen negado sin causa razonable a la capitalización de créditos o una emisión de valores o instrumentos convertibles en los términos previstos en el artículo 165.2, en función de su grado de contribución a la formación de la mayoría necesaria para el rechazo del acuerdo.

      Reply
  2. Jaime

    Hola, el concurso ha de presentarse tanto si hay dinero en caja como si no se tiene nada?

    Existe la posibilidad de, en vez de concurso, y al no tener nada de liqjidez, presentar en el juzgado una declaración de insolvencia aportando balances y justificantes?

    Reply
    1. J. Raúl Fernández

      No existe un procedimiento alternativo. Si la sociedad es insolvente tendría que presentar el concurso (para cumplir con esa obligación que establece la Ley). La Ley sí prevé que en determinados casos el Juez acuerde un concurso express (el Auto que admite el concurso también acuerda su conclusión por ausencia de masa activa). Pero, aún en ese supuesto, la sociedad habrá tenido que presentar la demanda de concurso con abogado y procurador.

      Reply
  3. CAROLINA MORA

    Qué pasa si presentas el concurso fuera de ese plazo de cuatro meses desde que se solicita el preconcurso?

    Reply
    1. J. Raúl Fernández

      La presentación del concurso fuera de los plazos (ya sea el inicial de 2 meses) o el prorrogado por el preconcurso, podría comportar que el concurso fuese calificado como culpable y que se le derivara responsabilidad a los administradores.

      Reply
  4. Miguel Alcazar

    Hola, en el ejemplo que pones parare que tienes para presentar el concurso todo mayo, tengo la misma pregunta que Noelia, disculpa por ser repetitivo pero estoy cerca del final de mi plazo y es importante saberlo bien. Hay unos abogados que me dicen una cosa y otros otra.
    Yo que no entiendo de derecho y al ver tu ejemplo, parecia que me quedaba claro que si vence los 3 meses el 15 de abril, tienes todo el mes siguiente, es decir, mayo para presentar el concurso. Pero viendo la respuesta que le das a noelia, solo tendrias hasta el 15 de mayo, no?

    Reply
    1. J. Raúl Fernández

      La redacción literal del artículo es la siguiente: “Transcurridos tres meses desde la comunicación al juzgado, el deudor, (…) deberá solicitar la declaración de concurso dentro del mes hábil siguiente, a menos que ya lo hubiera solicitado el mediador concursal o no se encontrara en estado de insolvencia”.

      Cuando la Ley Concursal da un plazo por meses, se tiene que calcular de fecha a fecha sin descontar los días inhábiles. Esto significa que se tiene que contar el mes de agosto (que es inhábil). El 5 bis establece 2 plazos (3 meses desde la comunicación + 1 para solicitar la declaración). Al ser por meses se calculan de fecha a fecha. Por consiguiente, parece más lógico pensar que dentro del mes hábil siguiente significa hasta el 15 de mayo.

      Reply
  5. Noelia

    Hola te voy a poner mi caso la empresa dio preconcurso el 4 de Julio, el 4 de Octubre cumpliría los 3 meses y mi duda es ¿ hasta cuando tiene para dar concurso? ¿hasta el 4 de Noviembre o hasta el 30 de Noviembre?

    Reply
  6. María

    Buenos días,
    Enhorabuena por la clara y sencilla explicación del tema.
    Sin embargo, me surge una duda al respecto cuando se dice: “Finalmente debes saber que formulada la comunicación de preconcurso, no podrá formularse otra por el mismo deudor en el plazo de un año”, puesto que, no me deja claro a partir de cuándo empieza a correr el plazo, esto es, a partir de la solicitud de la comunicación o de la resolución que se dicte al respecto.

    Reply
    1. J. Raúl Fernández

      Hola María. No es una situación con la que me haya encontrado hasta ahora, pero el literal de la norma dice; “(…) Formulada la comunicación prevista en este artículo, no podrá formularse otra por el mismo deudor en el plazo de un año”, por lo que parece fijarse como inicio del plazo el momento en que se presenta la solicitud.

      Reply
  7. GEMMA

    Muy interesante el post, ¿Puede el Juzgado, durante el preconcurso, requerirte para aportar información sobre los acuerdos que intentas alcanzar, o por el contrario esto solo resulta exigible cuando acaba el plazo para llegar a dichos acuerdos?

    Gracias

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *