Qué es una Joint Venture

La Joint Venture es un acuerdo de colaboración entre varias empresas que pueden consistir en muy diversas formas de cooperación, aunque habitualmente consisten en la creación de una sociedad conjunta para realizar una actividad común.

Una Joint Venture, -terminología anglosajona-, es sencillamente, un contrato entre dos o más empresas que deciden colaborar conjuntamente en la consecución de un fin común. Se trata de un contrato “atípico”, es decir, no regulado expresamente en nuestro ordenamiento jurídico, de manera que en función de su forma podemos distinguir entre “asociaciones de empresas”, “alianzas estratégicas”, “empresas conjuntas” o “acuerdos de colaboración empresarial”.

Joint Venture

Vector de negocios diseñado por Freepik.

El Tribunal Supremo se ha referido al “Contrato de Colaboración” en los siguientes términos:

El Contrato de colaboración, que, como dice la sentencia de 25 de octubre de 1999, es una figura contractual atípica, consensual, bilateral y onerosa, que ha sido aceptada y tratada por numerosa jurisprudencia: sentencias de 30 septiembre de 1976, 21 de octubre de 1977, 30 noviembre de 1979, 31 de diciembre de 1997, 1 de junio de 1999. En aquella sentencia se diferencia concretamente del contrato de sociedad y del contrato de prestación de servicios. Es un contrato que admite gran variedad de posibilidades en el tráfico jurídico, lo que determina además que su función económico-social (causa de la obligación, causa en sentido objetivo) se halle especialmente relacionada con la finalidad comúnmente perseguida en cada caso (causa subjetiva, del contrato). Así se expresa la citada sentencia de 25 de octubre de 1999 , que añade:  dado el carácter atípico, su régimen jurídico se sujeta en primer lugar, a salvo las normas imperativas, a las estipulaciones de los interesados (art. 1.255 C.c.) con especial atención al fin o resultado perseguido, y en lo no expresado por la voluntad contractuaL y a falta de previsión de una figura típica similar (claro es, en relación con el concreto problema litigioso), se han de tener en cuenta las disposiciones generales de los contratos y de las obligaciones.

Como hemos dicho anteriormente, es habitual que la Joint Venture comporte la creación de una sociedad conjunta (generalmente una S.A. o una S.L.) participada por las empresas que suscriben la Joint Venture, aportando las mismas tecnología, know how, etc.

Señalar que cuando se constituye una sociedad conjunta en España, las relaciones entre las partes, además de sometidas a lo que éstas acuerden en el contrato de Joint Venture, lo están a la normativa específica de las sociedades de capital.

La Joint Venture ha sido una figura especialmente utilizada a nivel internacional cuando, por ejemplo, una empresa decide iniciar su expansión a otros países. La empresa puede hacerlo por si sola o buscando un socio local en el país de destino, aportando la primera el producto o servicio que pretende comercializar y la segunda una red de distribución y/0 conocimiento del mercado local.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *